fbpx

Gracias, 2020

Poner el año que está por concluir en perspectiva, te va a ayudar a conocerte un poco mejor, tener mucha claridad sobre los aprendizajes y celebrar tus logros.

Conforme llegan los últimos meses del año, mi mente se pone en modo “Introspectivo”; al menos para mí, representa la época espiritual y emocional. 

Siento que el fin de año me regala la oportunidad de cerrar ciclos y empezar a abrir puertas. Y creo que el final del 2020 será un momento de total reflexión para todos. 

Hemos vivido una incertidumbre colectiva que nos ha llevado por una montaña rusa de emociones; demasiados de nosotros compartimos el sentimiento de pérdida y de desolación pero también de pausa. ¿Hace cuánto tiempo que no te detenías a observar tu vida? ¿Lo que resulta verdaderamente importante para vivir?

Este tiempo que cambiamos de una vida exterior a una interior no fue algo que experimentamos solo físicamente, ¡también espiritualmente! 

Desacelerar tu rutina, dejar de pasar tanto tiempo en el coche, estar cerca de tu familia, ¿a poco no te abrió los ojos a lo que es realmente necesario, a quién es tu gente y lo importante de tenerla cerca? 

Yo también tuve el privilegio de replantear mi vida profesional, de valorar mi relación de pareja, de analizar cuánto tiempo tengo en mis manos y cómo estaba malgastándolo. 

 

¿Qué fue lo más importante de este año? Quizás perdiste tu trabajo, tu relación de pareja no pasó la prueba de la pandemia, tal vez perdiste a un ser querido. 

Puede ser que los cambios hayan sido más bien interiores: te diste cuenta de que no te apasiona lo que haces, que estás con tu pareja por costumbre, que tus amigas son más bien conocidas… 

El año nuevo no terminará con todos los conflictos del 2020, pero sí puede ser un momento perfecto para dejar de revolver tu mente con “por qués” y permitirte aprender de ellos. 

Ahora que el año está por terminar, te invito a que materialices todas estas reflexiones: ¿en dónde ya no cabes? ¿En dónde hay espacio para que crezcas? ¿Quién quieres que te acompañe en este camino? 

Te voy a guiar por algunos ejercicios que te ayudarán a cerrar aquellos ciclos que este 2020 agudizó y a que abras sin miedo las puertas que esta locura de año te demostró que están listas para ti. 

 

Toma algo para apuntar y abre tu mente y corazón; no hay respuestas incorrectas pero sí respuestas poco honestas. Este ejercicio es solo para ti así que ¡sincérate contigo misma! 

 

  • Haz consciencia: podría casi asegurar que tu vida cambió muchísimo desde marzo. Yo a veces pienso en algo que pasó en enero ¡y no puedo creer que pasó en este año! Decide qué quieres dejar en el pasado. Qué hábitos, relaciones o actitudes no vas a invitar al 2021. 


  • Define tu mejor versión: quién es, qué hace y qué tiene esa versión de ti misma que te mueres de ganas por llegar a ser. Esa evolución que necesitas para convertirte en tu propia heroína, ¿cómo se ve? Diséñate. 


  • Aprende de ti: ¿quién eres después del Covid? ¿Cuáles han sido los aprendizajes más importantes en estos tiempos de incertidumbre y desgaste emocional?
 

 

Justo te decía al inicio que este es el momento para dejar de engañarte, para ser totalmente honesta: no insistas en permanecer en ciclos que no te han aportado nada, que te han robado energía y tiempo. 

Si en estas tres preguntas reflexionaste sobre situaciones personales, profesionales, familiares que te hacen perder energía, deja que se disuelvan como lo harán los últimos días de este año. 

 

Si este 2020 nos demostró algo, es que los planes que creemos perfectos van a cambiar, así que ¡abre tu corazón y tu mente al cambio! 

Que vencer el miedo al cambio y emocionarte por lo que está afuera de tu zona de confort sea la mayor lección de este año. 

Regálate unos minutos esta semana para hacer un balance de tu vida; puedes pensar durante tus meditaciones. Cuando te sientas lista, responde y apunta en tu cuaderno estas ocho preguntas poderosas que he creado para reinventarte con este año nuevo que está a punto de llegar:

  • ¿Qué metas que alcanzaste personal y profesionalmente?

  • ¿De qué logro te sientes realmente orgullosa?
 
  • ¿Cuáles se quedaron en la libreta de buenos propósitos? ¿Cuales fueron las razones para no alcanzarlos?
 
  • ¿Cuál ha sido la decisión más importante que tomaste y cuál te hubiera gustado tomar pero no lo hiciste por miedo?
 
  • ¿Qué personas nuevas conociste y qué te han aportado?
 
  • ¿Qué momentos fueron los más felices, en cuáles te sentiste plena?
 
  • ¿A quién quieres dar gracias por lo vivido durante este año? 
 
  • Escribe una frase corta o una palabra que resuma este año para ti.

 

Lee tus respuestas y reflexiona: ¿qué decisiones tomarás, a qué miedos vas a retar, qué sigue en tu camino para estar orgullosa de ti misma?

Guarda el papel en donde escribiste tus respuestas y vuelve a leerlo el último día del año. Celebra tus logros y pequeñas victorias, agradece tus errores y sus aprendizajes, come unas uvas por los propósitos que más te emocionan.

 

¡Qué año! 

Lee también

Te podría interesar

Mindfulness y estrés

¿Qué es Mindfulness y cómo me ayuda con el estrés? El mindfulness es una gran herramienta para controlar el estrés, incrementar la resiliencia, propiciar el

Deja de procrastinar

Cómo dejar de procrastinar sin fallas en el intento Procrastinar es dejar algo que debes hacer ahora para después. Checa cuáles son las características de

¿Quieres suscribirte a mi Newsletter? 

Recibe los mejores consejos a tu correo

¿En qué puedo ayudarte?

Escríbeme un mensaje y me pondré en contacto contigo lo más pronto posible